Saltar al contenido

Lacar Puertas

puertas lacadas

Las puertas son uno de los elementos que más personalidad dan a una habitación. Queremos que las vuestras tengan el mejor aspecto posible. El barnizado de una puerta parece una tarea complicada pero es más fácil de lo que se piensa.

Vamos a explicar paso a paso cómo hacerlo.

Las herramientas que necesitas para tus Puertas Lacadas son:

  • una espátula
  • una lija de taco del número 400
  • un trapo de algodón
  • un rodillo de lana de pelo corto para aplicar el sellador
  • un rodillo de espuma flocada para aplicar el esmalte
  • una cubeta
  • una paletina
  • cinta de carrocero
  • guantes
  • y por supuesto una macarilla si estáis más cómodos para trabajar.

Y muy importante tomar nota de los materiales que necesitamos:

  • masilla plástica
  • sellador sintético blanco
  • un esmalte, en este caso se ha elegido blanco
  • y, finalmente, disolvente universal para limpiar los pinceles

 

Cómo lacar puertas

Antes de empezar a lacar las puertas, asegúrese de que ha retirado todos los elementos metálicos de la puerta como el pomo y las bisagras. A continuación, proteger aquellas partes que no desea entrar en contacto con la pintura con cinta de carrocero.

Si la puerta es nueva y está hecha de madera, se debe aplicar una primera capa de selladora sintética, luego hay que lijar suavemente  y quitar el polvo con un trapo de algodón.

Si la pintura está en mal estado, usted debe lijar la puerta primero. ATENCIÓN: Este paso es muy importante ya que determina el éxito o fracaso de la operación.

Luego lo que hay que hacer es retirar el polvo con un trapo de algodón y usar una masilla para corregir defectos en la madera. Esto es lo que haríamos con una puerta cuya pintura está en mal estado, a continuación, proceder de la misma manera como lo haría con una puerta normal.

Si la pintura está en buenas condiciones, lavamos la puerta y eliminamos cualquier resto de suciedad. Ahora vamos a utilizar masilla plástica para tapar los grandes defectos. Una vez que la puerta está lista, vamos a lijar con el taco de lija y a mano, debe hacerse de manera uniforme en la dirección de las vetas de la madera, ser conscientes de que si se aumenta la presión de lijado se acelerará el proceso, pero podrías arañar o dañar la madera.

Ahora quitamos el polvo con un trapo de algodón y aplicamos la selladora sintética.

Verter el contenido en un cubeta y aplicar con el rodillo para superficies lisas o brocha o pincel sobre molduras y rincones. Deja que se seque durante 24 horas. Como la selladora es de color blanco, nos ayudará a ver los defectos más pequeños en la madera que quedan sin cubrir y eso nos ayudará a identificarlos.  Para cubrirlos aplicaremos de nuevo masilla plástica blanca. Lijamos una vez más y retiramos el polvo con el trapo de algodón.

A continuación aplicamos el esmalte elegido con el color deseado, se puede elegir entre una amplia variedad de tonos. Si la paletina es nueva, se debe lavar con agua y jabón y luego dejar que se seque. Remover el esmalte antes de su uso y verterlo en una cubeta de pintura y aplicamos sobre la superficie de la puerta.

Aplicamos con la paletina en las zonas de difícil acceso y con el rodillo uniformemente sobre el resto de la superficie. Deja que se seque durante 24 horas.

ATENCIÓN: porque hay que repetir el proceso y darle una segunda capa y esperar alrededor de 24 horas, un día entero para que la laca se seque por completo. Una vez pasado ese tiempo ya tendrás tu puerta lista y terminada.

Mientras tanto puedes aprovechar para limpiar las herramientas con el disolvente universal, especialmente el rodillo y la paletina. La tapa de bote de pintura debe estar cerrada con firmeza dejando muy poco aire en el interior para que la pintura se conserve en perfectas condiciones, especialmente si no la vás a volver a utilizar de nuevo durante un tiempo.