Saltar al contenido

Lacar sillas

lacado de sillas

Desde hace meses nos estáis diciendo y preguntando por la posibilidad de que escribamos un artículo sobre las técnicas que hay para lacar sillas.

Ha llegado el momento de que os lo expliquemos y vosotros podáis aprender a hacerlo desde cero. Os animamos a que lo pongáis en práctica.

Lacar sillas de comedor | Pasos a seguir

Toma nota de todos los pasos básicos para lacar sillas.

  • Hay que lijar muy bien: Es fundamental hacer un buen lijado a toda la superficie de la silla. Os aconsejamos que empecéis con la lija gorda y después ya le deis lija fina de acabado.
  • Picardía con el masillado: Una vez nos pongamos a tapar faltas, es muy bueno el mezclar el polvillo que genera el lijado con la masilla. Deja unas muy buenas reparaciones.
  • Vuelta a la lija: Cogemos lija fina de acabado y volvemos a dar otra pasada. Para poder lacar sillas es fundamental tener una muy buena base fina y limpia.
  • Revisión de defectos: Para revisar los defectos se puede echar un poco de agua en busca de poros. Es sencillo y muy eficaz.
  • Primera mano o imprimación: Antes de pasar a darle manos con la pistola de pintar, tenemos que ser generosos y dar una mano de imprimación a poder ser de los mismos tonos que va a quedar el lacado de las sillas.
  • Utilizar laca selladora para sellar: En este paso volvemos a tapar alguna posible falta con laca selladora buscando ya finiquitar el sellado.
  • Lija de 220 para afinar: Ésta lija ya es de grano muy fino, su objetivo es buscar la limpieza y el afine de la madera para dentro de poco ya pasar a pintar con la pistola.
  • Segunda mano de laca selladora: Vamos a por la segunda mano de laca selladora para lacar sillas.
  • Revisar los colores: importante la elección de los colores elegidos anteriormente. Si no se hace correcto el acabado, el resultado final no tendrá nada que ver con lo deseado.
  • Volver a lijar súper fino con grano 400 o 600: Está claro que estamos llegando al final. Estas lijas son muy finas y dejan la madera como un cristal.
  • Fin del trabajo: Dar el color o el brillo que nosotros queramos y dejarlo secar durante varias horas.

Si no queda muy fino, el consejo es volver a darle lija muy fina y volver a imprimar.

Con estos consejos queremos ayudarte a que aprends a hacer tu propio trabajo de lacado en casa, de todas formas, si no consigues el resultado que quieres o prefieres evitar ploblemas y asegurarte un acabado profesional, te ofrecemos nuestro servicio de lacado en Madrid, contacta con nosotros para presupuestos sin compromiso.

Lacar sillas es fácil siempre y cuando no se descuide ninguno de sus pasos.